No les digan musas

Natalia Lafourcade les manda saludos.

Hola! Soy Carlox, periodista, a veces DJ y muchas veces overthinker. La Necedad es un newsletter en el que les cuento lo que pienso y siento sobre música (no importa si es pop, rock, hip-hop, reggaeton o lo que sea). Cada semana les voy a recomendar videos, canciones y artículos que valen la pena. Si les gusta la idea suscríbanse y cuéntenle sus amigxs!

Imagina las nubes chorreando.

Haz un agujero en tu jardín

para ponerlas allí

Primavera 1963.

Eso que acaban de leer es una sugerencia de Yoko Ono y NO un poema. Es que ella no quería lo consideraran poesía, jejeps, sino como instrucciones (el arte conceptual es así de caprichoso). Otro de sus textos nos invita a “imaginar miles de soles en el cielo”, dejarlos brillar y luego comerlos en un sandwich de atún.

Yoko Ono ha sido objeto de burla y crítica por muchos años, pues es considerada la responsable de separar a los Beatles. Durante muchos años la han pintado como una excéntrica, una gold digger, pero hasta hace poco le reconocieron por lo que era: una artista, una compositora.

En el 2017 -finalmente- Yoko recibió crédito como co-autora de la canción “Imagine”, de su pareja John Lennon. Cada frase de la canción empieza con “Imagina…”, justo como los no-poemas que Yoko Ono estaba haciendo desde 10 años antes de que se publicara “Imagine”. Al mundo le tomó 46 años darle crédito a Yoko por ese aporte.

Me pregunto cuántas otra mujeres habrán tenido aportes de ese tipo. No me refiero a arreglar una frase o una idea, sino a la cantidad de mujeres que han tenido ideas geniales y que solo han sido celebradas por el mundo cuando las publican hombres.

Esas son las mal llamadas musas. Ya les he contado que no soy fan del concepto de “genio” porque sugiere que una persona es infalible y el 99% solo aplica hacia hombres. Pero a la par de ese concepto misteriosamente siempre aparece el de la “musa”.

Las musas generalmente dpn olvidadas con el tiempo, como sucede en la peli Almost Famous (2000). Al final de la película a nadie le importa Penny Lane, aunque es claro que ella era la goma que lo unía todo. Pamela Des Barres, la mujer que inspiró ese personaje, de hecho nunca recibió ni un cinco por sus ideas. En su libro I’m With the Band (1987) cuenta como estuvo con Jimmy Page, Mick Jagger, Keith Moon, Jimmi Hendrix; en fin, vivió al centro de una escena artística legendaria y a nadie se le ocurrió contratarla para hacer el largometraje definió para mucha gente las relaciones entre estos “genios” y las “musas” (no me voy a cansar de poner estas palabras en comillas, realmente me parecen conceptos ajenos a la realidad).

Y creo que son ajenos a la realidad porque 1) las mujeres son más que inspiración pues ellas HACEN arte y 2) el arte hecho por mujeres generalmente es más complejo de lo que la gente reconoce. Es como este meme/tendencia de internet en el que la gente se pregunta si su personalidad es como la de un personaje escrita por un hombre o una mujer. Uno siempre quiere ser “escrito por una mujer” pues hay muchas capas que las mujeres ven que los hombres no.

En el disco To Pimp a Butterfly (2015) de Kendrick Lamar es una obra maestra y Kendrick le da créditos de composición a Anna Wise, quien ha sido su corista en la mayoría de sus discos importantes. En palabras de ella “pasé de cantar lo que Kendrick escribió a que él cantara lo que yo escribí”.

Ese disco es fundamental, pero también lo es A Seat at the Table (2016) de Solange. Son dos caras de una misma moneda porque la lucha particular de Solange es interseccional: al igual que Kendrick, sus pensamientos y sentimientos son anulados por ser una persona negra en Estados Unidos, pero Solange también es subestimada por ser mujer.

Entonces cuando leí el otro día que alguien decía que Kendrick era un genio y Solange era una musa casi me vomito. Para algunas personas la única diferencia entre “genio” y “musa” es la identidad de género de esa persona y esto me parece harto injusto y un mega red flag machista.

Solange es igual de genial y especial y creativa y hasta baila mejor que Kendrick. A nivel personal, los discos de ellos me ayudaron a entender mejor la experiencia afroamericana y también mis propios sentimientos sobre crecer en un ambiente en el que nadie está apostando por uno y en el que constantemente uno se siente nadando contracorriente. Si mi casa se estuviera incendiando esos serían los dos discos que rescataría de las llamas.

Si les parece interesante la historia de Yoko Ono les recomiendo este documental en YouTube y este artículo que escribí de ella hace 5 años.


Hey Fufu

No le digan musa a nadie, pero especialmente no a Fufu. La rapera tico-mexicana-estadounidense de 17 años sigue sorprendiendo con sus sencillos.

No pude evitar notar mientras escuchaba “N1TRO” y “G4S” que Fufu se dirigía a sí misma con pronombres masculinos y unos días después publicó unos stories contando que es una persona no binaria. Ahí explicó que utilizaba pronombres femeninos, masculinos y neutros.

Fufu ya ha roto barreras en la música y me alegra que también lo esté haciendo en términos de representación.


Natalia Lafourcade les manda saludos

Si hay una compositora y arreglista que la gente ha subestimado montones es Natalia Lafourcade. Usualmente la asocian con la canción “En el 2000” pero no saben de su participación en el unplugged de Julieta Venegas tocando todo tipo de instrumentos (véanla en 2:06 en coros y teclados) y que los arreglos que hizo en “Cisne de pan” son demasiado hermosos.

Afortunadamente pude mencionar eso en nuestra reciente conversación para el podcast de LA NECEDAD, como para decir “hey Natalia solo tenemos 20 minutos para hablar pero I SEE YOU!!!”.

Les agradezco montones a quienes han visto la entrevista y espero que puedan compartirla, me encantaría que fuera la primera entrevista en llegar a las mil reproducciones (ya vamos por la mitad del camino!!!).

Solo poniendo play ya están ayudando. :)